VENTA DE NEBULIZADORES

Biosuministros Hospitalarios tiene gran variedad de nebulizadores (Adulto – Pediátrico) en múltiples estilos. Y queremos que vivas una gran experiencia a la hora de comprar tu nebulizador, por eso te explicamos el funcionamiento de los nebulizadores que manejamos y algunos consejos útiles para el uso de nebulizadores:

TIPO DE NEBULIZADOR:

Existen diferentes tipos de nebulizadores, cada uno con características y aplicaciones específicas. Aquí te presento el tipo de nebulizador que nosotros comercializamos .

  • Nebulizadores compresores: Son los nebulizadores más comunes y utilizados. Funcionan mediante un compresor que genera aire a presión para convertir la medicación líquida en una fina neblina que se inhala a través de una mascarilla o una boquilla. Son adecuados para administrar una amplia variedad de medicamentos y se utilizan tanto en adultos como en niños.

USO:

  1. Sigue las instrucciones: Lee y sigue cuidadosamente las instrucciones proporcionadas por el fabricante del nebulizador. Asegúrate de comprender cómo ensamblar, usar y limpiar adecuadamente el dispositivo.
  2. Limpieza adecuada: Es importante mantener el nebulizador limpio para evitar la acumulación de bacterias y garantizar un funcionamiento efectivo. Después de cada uso, desmonta el nebulizador y lava todas las partes desmontables con agua tibia y jabón suave. Asegúrate de enjuagar bien y dejar que se sequen al aire.
  3. Utiliza la medicación adecuada: Consulta con tu médico sobre el tipo de medicación que debes usar en el nebulizador. Algunas medicaciones se pueden diluir con solución salina, mientras que otras pueden requerir una solución especial. Sigue las instrucciones de tu médico sobre la cantidad y el tipo de medicación a utilizar en el nebulizador.
  4. Mantén una postura adecuada: Siempre utiliza el nebulizador en una posición cómoda y adecuada. Siéntate derecho y mantén el nebulizador en posición vertical. Esto ayudará a asegurar una administración adecuada de la medicación y una respiración efectiva.
  5. Realiza inhalaciones lentas y profundas: Cuando estés utilizando el nebulizador, inhala lenta y profundamente para asegurarte de que la medicación llegue a los pulmones. Evita respiraciones rápidas y superficiales, ya que esto puede reducir la efectividad del tratamiento.
  6. Mantén la calma y relájate: Al utilizar el nebulizador, trata de mantenerte relajado y tranquilo. El estrés y la ansiedad pueden afectar la respiración y la eficacia del tratamiento. Encuentra un ambiente tranquilo y cómodo para realizar la nebulización.
  7. Limpia y almacena adecuadamente: Después de cada uso, limpia todas las partes del nebulizador según las instrucciones. Asegúrate de que estén completamente secas antes de guardarlas en un lugar limpio y seco. Guarda el nebulizador en su estuche o envoltorio original para protegerlo del polvo y la suciedad.
  8. Realiza el mantenimiento regularmente: Revisa periódicamente el nebulizador para asegurarte de que esté en buen estado de funcionamiento. Si notas alguna obstrucción o daño en las piezas, reemplázalas según las indicaciones del fabricante.

Recuerda que es importante seguir las recomendaciones y pautas proporcionadas por tu médico sobre el uso del nebulizador y el tratamiento específico que estés siguiendo.